Supongo que en los términos condicionales que indican y describen la distancia que hay entre ambos, de vez en cuando os permitís el lujo de recordaros, pensaros, imaginaros y otras cosas de las que podríamos hablar que acabarían en “-os”.

Que no es lo mismo cuando os encontráis solos, en lo que llamaríamos un 1 para 1 de manual, de toda la vida, cara a cara, tú para él y él para ti, que cuando os veis con más personas. Pero las DRCG siempre están ahí, de una manera u otra. Y por DRCG me refiero a DESEOS, RISAS, COMPLICIDAD Y GANAS, no creáis que hablo de una fuerza de seguridad extraña o de algo que os vigile permanentemente, que bueno también podría ser.

Ni tú, ni él sabréis porque pero el simple hecho de ver su nombre en la agenda del teléfono móvil, os hará detener la búsqueda que estabais realizando y haceros mil preguntas tipo: ¿Escribo? o ¿estará bien? Para que en el 99% de las veces acabéis dejándolo todo como está y siguiendo con la búsqueda o mejor dicho pensando en el clásico “si quiere algo me escribirá” (frase celebre del sigo XXI).
Os dedicáis a buscar momentos perfectos para escribiros, deciros cosas, invitaros a una simple Coca Cola, o a un par de risas, que no cuestan nada y ninguno de los dos sabéis hasta ahora cuantos de esos momentos habéis perdido, o tal vez sí.

 Eso sí, el día de vuestros cumpleaños que no os faltéis. Existen 3 opciones, la primera, la última o una más del montón, en función del grado de importancia que queráis que tenga vuestra felicitación. Siempre y cuando no hayáis faltado al suyo o viceversa, con anterioridad. Si es así, la felicitación no llegara y siempre la esperareis un día más de rigor, por si se le hubiera olvidado, lo cual siempre será un buen motivo para que ambos iniciéis una conversación.

Y hablando de motivos para iniciar conversaciones, debéis saber que tendréis cierta adicción y predisposición a aparcar cerca de su casa, aunque al hacerlo estéis de los nervios, buscareis la casualidad, que es como la suerte, al final es para los que la buscan, y digo para los que la buscan por que un “he aparcado al lado de tu casa” nunca ha estado, ni estará de más, ¿ o no?. Y si queréis llevarme la contraria, os dejo el clásico “pasaba por aquí, ¿estas?”.

Propondréis cosas a sabiendas que no se podrá, aunque los dos os moriréis de ganas por dentro, es de las mejores excusas que encontrareis para tener a alguien un poco al teléfono sabiendo que no esa vez no será y el mejor nexo para que podáis planificar algún futuro plan, ya sabéis; “que hoy no pero algún día quizás” 

Y para terminar, decirte que yo mismo he escrito esto sin querer, ¿Qué tal estás?

Luc. la foto.PNG