A día de hoy, podéis seguir mirando, buscando y viendo que nunca ha sido nada como hubierais querido o imaginado SIEMPRE. Porque si miráis con atención atrás veis que ha sido siempre, y sigue existiendo la posibilidad que sea para siempre; y mira que ya lo dicen por ahí, que para siempre es MUCHO TIEMPO.

Que ninguno de los dos sois capaces de explicar cómo, cuándo, ni porqué cojones habéis llegado hasta aquí y mira que ha llovido desde entonces…

Tú, que no creías en las historias “infinitas” y ella que siempre dijo que te perdería por ahí.

Pero, ¿Para qué quieres buscar explicaciones si todos los caminos llegan a ROMA?. Y sabéis perfectamente de lo que hablo, no os hagáis los tontos. Todos sabemos que a Roma se llega por el descampado de al lado de su casa, por la esquina donde quedabais para veros los primeros días, por el bar al que ibais cada viernes, por la puerta de su casa, por la playa, por su cama y por la tuya. Por la nieve, por el agua, por cada cena, por cada película y por cualquier lugar por el que paséis porque como ya hemos dicho, nunca es nada como queréis o imagináis, y lo que aún no habéis vivido, no es ni bueno ni malo, es el camino.

Pero qué más da que no sea como yo quiero, tú quieres, él quiere, nosotros queremos, vosotros queréis o ellos quieren. Si por mucho que intentéis tenerlo todo siempre bajo control os daréis cuenta una y otra vez que nunca estará todo controlado, y os encantará. Porque os gusta el directo e improvisar, sois incapaces de guiaros por todo aquello que un día os enseñaron, os prometisteis o incluso pensasteis decir o hacer.

Que personalmente no soy partidario de dar explicaciones, pero que en esta vida explicación rima con improvisación, y sin embargo no son sinónimos, pero ambos sabéis que no hay ni habrá nada como el directo de un beso, si queréis hablamos del primero y para sumarle puntos y tensión al asunto, os imagino en un ascensor; Nunca un viaje fue tan corto eh, o tan largo… eso ya depende de vuestra imaginación.

Que las improvisaciones de vuestro directo continuo son lo que un día os harán sonreír, juntos o no, y  también os digo que no hay mayor riqueza, tesoro ni patrimonio que un recuerdo bonito, y un día lo veréis porque llegan sin mas, sin avisar, nunca hay un porque para un recuerdo. Pero un día cuando os daréis cuenta de que llamaréis a vuestros recuerdos vida y que será lo único que nadie, jamás os podrá arrebatar, bueno y los besos, eso no tengo ni que decirtelo.

Que desde el principio de los tiempos ha habido y habrá malas pasadas esta muy claro, pero no podréis hacer nada al respecto. O tal vez si, si no os dan miedo las agujas, haced una locura y tatuaros la palabra EXCÉLSIOR, ya sabéis por aquella peli, “El lado bueno de las cosas”. Que de “el diario de Noah” y un “paseo para recordar” ya habéis tenido bastante, pero bueno si alguno de los dos queréis ser divertidos, o pensativos, listos, supersticiosos, valientes e incluso bailarines, solo tenéis que proponérselo al otro, eso si sabiendo que os va pedir que seas TONTO, y que vas a contestar que lo podrías ser, o incluso mejor, te gusta tanto que lo serás. Te lo digo de antemano, para que no digas luego que no te avisé.

Imagen

Y conforme os vayáis acercando a Roma veréis que no hay fallos, solo pasos en el camino y sumas de experiencia y que crecer no es dejar de lado nada, sino aprender. Que veréis que una caída sirve para dejar ver el tiempo correr, valorar y que las cosas vuelvan a su cauce, como ya sabéis vais camino de ROMA.

Que este blog no puede parar el tiempo, pero que creo tanto en mi, que sé que puede estar enriqueciéndolo o al menos, que pase mas despacio con sonrisas, lágrimas e ilusiones. ¡Qué coño!, con todo a la vez. OLVÍDATE DE TODO SOLICITO tus lágrimas de felicidad, ilusión y sobre todo TU PUTA SONRISA.

Eso es, ahí está… ya la veo. Pero eh, tampoco tanto… no te pases que yo también me enamoro. Aunque eso tu aún no lo sepas.

Ahora déjame un segundo disfrutar este momento 80-20 por favor; 80% mio y 20% tuyo y aunque los porcentajes pueden ser negociables, hoy me quedo con los derechos de autor y creación. Porque hay pequeños porcentajes que importan.

No puedo parar el tiempo y vosotros tampoco podéis, pero esto es lo más parecido que puedo hacer; perdón estaba pensando en alto.

Os limitaréis a improvisar y a probar en cada intento, sin daros cuenta de que por mucho que os alejéis el uno del otro ya es tarde. Os habéis ganado mutuamente, y es ahí, en ese preciso instante cuando se unen los bordes del puzzle y os dais cuenta de que esa frase que dice “Alguien te da algo tan grande que tú le sigues para devolvérselo” toma sentido y que las cosas lejos de ti para ella, y de ella para ti se os hacen extrañas, eso si no lo vais a admitir, aunque hayáis conseguido el uno en el otro que haya una parte que siempre os corresponderá.

Agarraos, que aún queda camino para llegar a Roma. Pero tampoco hay porque llegar a la vez, podéis esperaros uno al otro allí. Al fin y al cabo el viaje es el camino y el camino es vuestra historia.

Eso si, si todos los caminos llegan a Roma, ¿Cómo se sale de Roma?

Y recordad, que las cosas que duran mucho tiempo, son para siempre.

Nos vemos en Roma.

Luc